JUEGOS NUEVOS

Silicio en las baterías, una gran promesa para aumentar la capacidad


Si echamos un vistazo a la tecnología que nos rodea y que utilizamos a diario y la comparamos con lo que teníamos hace una década nos daremos cuenta de que hemos vivido una gran evolución, aunque la misma no ha afectado de igual manera a las baterías.

Actualmente las baterías de ion de litio se mantienen como uno de los componentes tecnológicos que menos mejoras ha experimentado durante los últimos años, y como sabemos también es uno de los más peligrosos por elevado riesgo de incendio y de explosión.

Ya os hemos contado en artículos anteriores que hay varias líneas de investigación y desarrollo abiertas para buscar alternativas a esas baterías, o al menos para mejorar su estado actual, incrementar su capacidad y hacerlas más seguras.

Precisamente en esa dirección apunta un nuevo estudio de la Universidad Oriental de Finlandia, en el que han utilizado ánodos de silicio en las baterías de ion de litio para incrementar su capacidad. El uso de ese material resulta mucho más económico que el grafito y podría llegar a multiplicar por cuatro la capacidad de las baterías actuales.

Sin embargo esto no quiere decir que sea un proceso sencillo o económico. Para conseguir un buen rendimiento y un alto grado de seguridad es necesario llevar a cabo un proceso que los expertos de dicha Universidad han conseguido mejorar.

Según podemos leer en el informe que han publicado han descubierto que las nanopartículas de silicio que mejor se adaptan al uso en baterías de ion de litio son aquellas de entre 10 y 20 micrómetros, siempre que presenten un grado de porosidad adecuado.

No han dado muchos detalles pero lo más importante lo tenemos al final del artículo, ya que los expertos aclaran el valor real de este estudio diciendo:

Ahora tenemos una buena comprensión de las propiedades materiales requeridas en el uso a gran escala de silicio en baterías de iones de litio. Sin embargo, el silicio que hemos utilizado es demasiado caro para el uso comercial, así que ahora estamos estudiando la posibilidad de fabricar un material similar a partir de desechos agrícolas como la ceniza de cáscara de cebada.

No hay comentarios