JUEGOS NUEVOS

Samsung destruye un 3% de sus baterías para evitar otro caso Galaxy Note 7

El problema que tenía el Galaxy Note 7 en sus baterías hizo bastante daño a Samsung. La compañía podía haber tenido uno de sus mejores años gracias al buen hacer del Galaxy S7 y su versión Edge, pero al final la jugada no salió nada bien y tuvo que acabar retirando dicho smartphone.

Con el Galaxy S8 la firma surcoreana ha logrado resarcirse plenamente y ha demostrado que fue un error que no piensan volver a cometer, pero lo cierto es que aquél desastre tuvo además consecuencias positivas para el usuario ya que Samsung ha endurecido las pruebas que realiza a sus baterías.

En una nueva información hemos podido leer que Samsung ha incorporado pruebas especialmente destructivas para probar y asegurar la calidad y resistencia de sus baterías, una medida imprescindible tras el caso Galaxy Note 7 que se ha visto recompensado con el éxito de los Galaxy S8-S8+ y la ausencia de problemas en éstos.

Algunas de esas pruebas son tan extremas que la compañía surcoreana pierde alrededor de un 3%de su producción de baterías para poder realizarlas, un gasto necesario para que sea posible sacar adelante un proceso de control de calidad apropiado.

Todos sabemos que la batería es uno de los elementos más importantes y también el más peligroso de todos los que se integran en un smartphone, y que por tanto es fundamental que supere un proceso de fabricación y un control de calidad estricto que garantice la fiabilidad de aquella.

Si estos requisitos no se cumplen las consecuencias pueden ser muy graves. Ya tuvimos ocasión de verlo con el Galaxy Note 7, pero también hemos tenido ocasión de ver otros casos aislados de fabricantes como Apple, Xiaomi y HTC, así que podemos entender perfectamente que Samsung no quiera correr más riesgos.

No hay comentarios